Entrena tus sentidos para disfrutar de la vida

0
171

Sara, sobrecogida, por la calidez de sus sábanas azules, las acercó a su cara y pecho y dijo para sus adentros: —que afortunada soy de disfrutar de estas sábanas azules—

Pero lo que ella quería expresar iba más allá de apreciar un simple color. Estaba empleando, además de la vista, el tacto, el olfato y el oído. Lo disfrutaba intensamente. Le producían sensaciones agradables. Sabía que no siempre había tenido esas sábanas y era un momento mágico de poder disfrutar de algo simple para muchos, pero que para ella era todo un privilegio.

Fíjate bien. Sara se gozó su momento. Se sintió dichosa, empleó, sin necesidad de practicarlo, el poder de disfrute que tenemos todos a nuestro alcance; los sentidos. Luego sonrió y agradeció.

Podrás excusarte preguntando: ¿y qué pasa con los kinestésicos, auditivos y visuales? ¿Merece la pena hacer tanta bulla por unas simples sábanas? ¿Cómo puedo enseñar a mis sentidos a disfrutar de las cosas sencillas? ¿Eso puede ser real? ¿Si no sécómo disfrutar de la vida porque vivo posponiendo mi felicidad? Si terminé la carrera, pero seré feliz cuando me entreguen el título, pero después no seré feliz hasta tener mi casa propiao cuando tenga un trabajo diferente o cuando mis hijos crezcan.

Relájate, toma las cosas con calma. Es cierto que hay personas muy sensitivas, los que sienten vivamente sus emociones (kinestésicos) los que son muy visuales y toman muy en cuenta los detalles; los que se fijan mucho y los auditivos con gran capacidad de escucha, apasionados por la música y son capaces de escuchar su voz interior. También es cierto que, gracias a la Programación Neurolingüística (PNL) podemos, por decirlo de una manera, hacer un ajuste desde el mismo cerebro empleando nuestras propias palabras.

¿Cómo detectar que hay patrones del lenguaje que impiden el uso adecuado de los sentidos?

En los kinestésicos se evidencia una preocupación por sentir. En las conversaciones repiten mucho yo siento, yo percibo, yo noto, me huele a…o bien en su forma negativa y todo lo basan en la fuerza de sus emociones.

El truco está en sentir menos para poder dejar aflorar los demás sentidos. A estos le viene bien la visualización creativa. Dedicar unos pocos minutos a visualizarse con algo que deseen y que ya lo han conseguido, esto acompañado por emociones positivas; alegría, entusiasmo, sentido de pertenencia, etc. Ya sé que hay quienes tienen dificultad para manejar imágenes mentales, pueden hacer lo siguiente: pegar las imágenes en el espejo o en la nevera a fin de verlas diariamente. Otra cosa que se puede hacer es salir a pasear y concentrarse en el alrededor. Si puede ser un lugar con flores, mejor. Envolverse en su belleza, decirse a sí mismo “me encanta mirar las flores“obien, “disfruto plenamente de mirar las flores, edificios, mi casa, mi familia “.“Los tengo y los valoro ahora “.

Muchos necesitan ver a otros realizando la acción que estos desean. Se alimentan de su energía. Esto puede ser positivo cuando te rodeas de personas que tienen una cualidad que tu deseas adquirir, ¡pero ojo! Si siempre haces esto con todas las personas estas en riesgo de perder tu identidad. Hay personas que solo asechan las emociones de otros porque tienen una prohibición inconsciente de sentir por ellos mismos. Recuerda que se trata de que no seas tan perceptor de los otros sino equilibrar lo que percibes tú con cada uno del resto de sentidos.

En los auditivos, por otro lado, se evidencia el frecuente uso de palabras como: me suena, oye, escucha. Cuando piensan reciben información como voces en su cabeza. Piensan en una cascada y pueden apreciar el sonido del agua al caer. Prestan atención a sus interlocutores, son buenos hablando por teléfono por horas.

En su parte negativa, cuando oyen demasiado, se autorrecriminan a sí mismos, conversan con su conciencia y no se dan ni cuenta, y algunos hasta lo expresan en voz alta. se pueden volver un contenedor emocional donde los demás tiran sus problemas. Y es que siempre están prestos a escuchar. Cuando prestar atención excesiva a lo que oyes dificulta sentir, entre otras cosas, la alegría principalmente, es aconsejable oler las flores, disfrutar de un buen perfume, Decirse afirmaciones como “siento paz “, “siento motivación “, “pongo mi entusiasmo en todo lo que hago “. Y si les va bien el manejo de imágenes mentales, es útil sacar tiempo para saborear de su comida favorita (sin prestar atención al sonido de los dientes cuando se mastica la comida), planificar y ejecutar un viaje acompañado de personas gratificantes.

Y a los que son muy visuales, están atentos al más mínimo detalle, tienen buena orientación en el espacio. Recuerdan con asombrosa capacidad los lugares, la decoración, el lenguaje no verbal… Son críticos de la moda y el arte.

La cuestión está cuando ver tanto te impide escucharte a ti mismo, atender a tus necesidades, disfrutar de la música, de sentir emociones y tener empatía. Resulta muy útil, pues, abrazar a los seres queridos, practicar la expresión de los sentimientos propios empleando palabras como “yo siento que…“Y la verdad que son muy liberadoras.

También es prudente oír música que cause sentimientos positivos. Tomarse un café o una cerveza con los amigos en un ambiente que propicie la interacción.

La sugerencia es equilibrar lo que sentimos (unido a lo que olemos y saboreamos), lo que vemos y lo que oímos. Esto mejora, indudablemente, la capacidad para aprender a vivir el día a día, para entender que cada segundo cuenta, que podemos disfrutar de los éxitos ya sean grandes o pequeños y que ya no veremos cómo necesario postergar la felicidad.

Si te gustó este artículo déjamelo saber en los comentarios y se parte de los artículos de cada semana que se publican en esta página.

 

Por: Yoely Reinoso Lantigua

Escritora y Conferencista / https://podergaia.com/

Dejar respuesta